La nueva regulación del trabajo a distancia

El pasado 23 de septiembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado el nuevo Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia mediante el que se regula el trabajo a distancia y una subespecie del mismo como es el teletrabajo.

El Real Decreto-ley comienza por definir y diferenciar las diferentes formas en que se puede desarrollar el trabajo. De modo que, entenderemos que cuando se desarrolla el trabajo en el centro de trabajo o en el lugar determinado por la empresa, se trata de trabajo presencial.

Cuando el trabajador desarrolle su trabajo a distancia durante un período de 3 meses, un mínimo del 30% de su jornada laboral, se entenderá que lo hace de manera regular y, por tanto, resultará de aplicación el Real-Decreto Ley al que hacemos referencia.

Hay que precisar que hablamos de trabajo a distancia cuando se desarrolla la actividad laboral desde el propio domicilio del trabajador o desde el lugar que éste haya elegido y, cuando este trabajo a distancia se desarrolle exclusivamente mediante los sistemas informáticos, la llamaremos teletrabajo.

Entre sus principales novedades nos encontramos con que se determina el carácter voluntario del trabajo a distancia, tanto para el trabajador como para la empresa. Es por ello por lo que será necesario formalizar esta situación mediante un acuerdo individualizado entre el trabajador y la empresa. Este acuerdo de trabajo a distancia será reversible, por lo que el trabajador podrá volver a desarrollar su tarea laboral de manera presencial si así lo acuerdan las partes.

Se prevé que la empresa deberá cubrir los costes de todos los medios, equipos y herramientas que el trabajador necesite para desarrollar su actividad en esta modalidad de trabajo a distancia. En ningún caso, la empresa podrá exigir al trabajador que instale programas o aplicaciones a sus dispositivos personales, ni que los utilice para desarrollar su tarea laboral.

En cuanto al horario laboral de quienes trabajan a distancia, este se podrá flexibilizar respetando unos tiempos de disponibilidad obligatoria garantizando el descanso del trabajador y el derecho a la desconexión digital reconocido por la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales. Para mantener el control de las jornadas laborales, se mantiene el sistema de registro horario, por lo que el trabajador deberá hacer constar fielmente el tiempo de trabajo que realiza a distancia. Hacemos notar que últimamente se han conocido varios casos en que la Inspección de Trabajo ha sancionado empresas para enviar correos o realizar llamadas a empleados fuera del horario laboral, conculcando así su derecho a la desconexión digital y derecho a la intimidad.

Las empresas tendrán la potestad de adoptar las medidas de control que consideren más oportunas para verificar el cumplimiento de las obligaciones y los deberes de las personas que están desarrollando su trabajo a distancia.

Habrá que tener en cuenta también, que el personal laboral de las Administraciones Públicas se regirá por su propia normativa en lo que respecta al trabajo a distancia y no les resulta aplicable este nuevo Real Decreto ley.

Se puede consultar el texto completo del Real Decreto llei28 / 2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia en el siguiente enlace:

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2020-11043

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

@ Faura-Casas

Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers per obtenir informació dels seus hàbits de cerca i intentar millorar la qualitat dels nostres serveis i de la navegació pel nostre lloc web. Si està d’acord fes click a ACCEPTAR o segueixi navegant. Més informació. aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies