Plan Antifraude: elemento obligatorio para la gestión de Fondos Europeos en el sector público

La Orden 1030/2021, de 29 de septiembre, por la que se configura el sistema de gestión del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia impone en el artículo 6 que toda entidad, decisora ​​o ejecutora, que participe en la ejecución de las medidas del PRTR apruebe un Plan de Medidas Antifraude antes del 31 de diciembre de 2021.

¿A quién aplica? En todo el sector público (Administración General del Estado, Administraciones de las Comunidades Autónomas, Entidades que integran la Administración Local y sector público institucional y en cualquier otro agente implicado en la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia como perceptores de fondo, estableciendo los procedimientos e instrumentos necesarios para asegurar la coordinación y seguimiento de éste).

Se impone que, en particular, se apruebe un Plan de Medidas Antifraude por la entidad decisora ​​o ejecutora, en un plazo inferior a 90 días desde la entrada en vigor de esta Orden (publicación 30 de septiembre) o, en su caso, en cuanto se tenga conocimiento de la participación en la ejecución del PRTR.

La Orden ahora obliga a:

  • Evaluar el riesgo de fraude.
  • La cumplimentación de la Declaración de Ausencia de Conflicto de Intereses (DACI)
  • La disponibilidad de un procedimiento para abordar conflictos de intereses.
  • La elección de las medidas de prevención y detección se deja a juicio de la entidad que asuma la responsabilidad de gestión, atendiendo a sus características específicas y siempre teniendo en cuenta la necesidad de garantizar una protección conveniente de los intereses de la Unión.

Resumen de los elementos obligatorios:

  • Aprobación por la entidad decisor o ejecutora, en un plazo inferior a 90 días desde la entrada en vigor de esta Orden o, en su caso, desde que se tenga conocimiento de la participación en la ejecución del PRTR.
  • Estructurar las medidas antifraude de forma proporcionada y en torno a los cuatro elementos clave del llamado ciclo antifraude: prevención, detección, corrección y persecución.
  • Prever la realización, por la entidad de que se trate, de una evaluación del riesgo, el impacto y la probabilidad de riesgo de fraude en los procesos clave de la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y su revisión periódica, bienal o anual según el riesgo de fraude y, en todo caso, cuando se haya detectado algún caso de fraude o existan cambios significativos en los procedimientos o el personal.
  • D. Definir medidas preventivas adecuadas y proporcionadas, ajustadas a las situaciones concretas, para reducir el riesgo residual de fraude a un nivel aceptable.
  • Prever la existencia de medidas de detección ajustadas a las señales de alerta y definir el procedimiento para su aplicación efectiva.
  • Definir las medidas correctivas pertinentes cuando se detecta un caso sospechoso de fraude, con claros mecanismos de comunicación de las sospechas de fraude.
  • Establecer procesos adecuados para el seguimiento de los casos sospechosos de fraude y la correspondiente recuperación de los Fondos de la UE gastados fraudulentamente.
  • Definir procedimientos de seguimiento para revisar los procesos, procedimientos y controles relacionados con el fraude efectivo o potencial, que se transmiten a la correspondiente revisión de la evaluación del riesgo de fraude.
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

@ Faura-Casas

Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers per obtenir informació dels seus hàbits de cerca i intentar millorar la qualitat dels nostres serveis i de la navegació pel nostre lloc web. Si està d’acord fes click a ACCEPTAR o segueixi navegant. Més informació. aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies