Jornada de las autoridades de control sobre protección de datos en el ámbito educativo

El centro escolar tiene un papel fundamental en la garantía del derecho de protección de datos personales, no sólo como sujeto responsable del correcto tratamiento de los datos personales que tratan en su día a día, sino también como figura esencial para concienciar a los alumnos sobre el uso responsable de internet, redes sociales, etc. (más…)

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

La guía de protección de datos para pacientes y usuarios de los servicios de salud

El hecho de que nos encontramos en situación excepcional de pandemia no puede detener la tarea que tienen atribuida las autoridades de control a la hora de salvaguardar el derecho a la protección de datos. Por ello, continuando con su política de elaboración de guías sectoriales, la Autoridad Catalana de Protección de Datos (APDCAT) ha publicado este junio una Guía de Protección de Datos para Pacientes y Usuarios de los Servicios de Salud. No hace falta decir que, por la trascendencia social y la sensibilidad de los datos de salud, que no paramos de generar desde que nacemos y hasta el día de nuestra muerte, esta guía está destinada a captar toda nuestra atención.

Enseguida que empezamos a leer, comprobamos que, en contra de las expectativas, no contiene sorpresas ni soluciones a dudas de interpretación. De hecho, la guía no se plantea introducir cambios o abordar cuestiones doctrinales complicadas, sino simplemente recordar de forma clara y sistemática una serie de aspectos claves relativos a los derechos de los pacientes y usuarios de los servicios de salud y sobre los datos de salud en general. Por eso, el formato es el de preguntas y respuestas, como en unas FAQs, con una redacción apta para no juristas.

Desde un primer momento, la guía nos explica qué es un dato de salud, y nos aclara que el CIP (el código del paciente) también lo es. También aparece la cuestión de la historia clínica, que se plantea también como un derecho del paciente, que es el verdadero titular de los datos consignados en ella y no el centro o el profesional. Porque el derecho a la protección de datos del paciente se expresa en una multiplicidad de derechos: el derecho a ser informados sobre el tratamiento de los datos, pero también el derecho de acceso a los datos ya la historia clínica (salvo las anotaciones subjetivas los profesionales) y los derechos de portabilidad, limitación, oposición, rectificación y supresión. Para el caso de que no se atiendan estos derechos, el paciente o usuario de los servicios de salud siempre podrá dirigirse directamente al delegado / a de Protección de Datos de la entidad o en la APDCAT.

Como novedad más significativa, la APDCAT aborda por primera vez en un solo apartado aquellas comunicaciones de datos realizadas como consecuencia de las medidas y regulaciones extraordinarias adoptadas en la lucha contra la COVID-19. Son casos vinculados a la declaración obligatoria de enfermedad y los brotes epidémicos, y prevén comunicaciones al centro de trabajo o escolar o personas relacionadas, sin tener que contar con el consentimiento de la persona afectada. La APDCAT declara que todas estas comunicaciones son necesarias y están legitimadas, como también es lícito que la Generalitat de Catalunya utilice una app para recoger datos de la ciudadanía en relación a la COVID-19. No sería legal, pero, que se establece una obligación ciudadana de responder a estas encuestas.

Finalmente, la guía responde algunas cuestiones básicas relativas a tratamientos de datos de salud en el ámbito administrativo, de la investigación, de la docencia y de la salud laboral. Son cuestiones todas ellas que no podemos obviar.

Como anécdota, cabe decir que la guía se pronuncia sobre un tema antiguo y relativamente polémico, que es el de si el centro asistencial puede proporcionar información sobre el número de habitación en las visitas de los pacientes. En este caso, la APDCAT adopta una solución fuerza de sentido común y no muy diferente a lo que ya habían dicho otras autoridades: a menos que haya una autorización expresa del paciente, sólo se podrá dar esta información a las personas que acompañen el paciente durante el proceso asistencial.

En definitiva, nos encontramos con una guía escrita con lenguaje llano y fácil comprensión dirigida a la ciudadanía en general (más allá de los profesionales del sector) que puede contribuir a caracterizar el derecho de la protección de datos en el ámbito sanitario.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers per obtenir informació dels seus hàbits de cerca i intentar millorar la qualitat dels nostres serveis i de la navegació pel nostre lloc web. Si està d’acord fes click a ACCEPTAR o segueixi navegant. Més informació. aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies