Nuevas medidas de carácter social para la reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial

El pasado sábado se publicó el Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial (en adelante RDL 24/2020), que recoge entre otras cosas, las nuevas condiciones para extender los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (en adelante ERTE), las medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo, el establecimiento de medidas para la protección de los trabajadores autónomos, el establecimiento de una prestación extraordinaria de cese de actividad cuyos destinatarios serán los trabajadores de temporada.

Expedientes de regulación temporal de empleo por Fuerza Mayor del art. 22 Real Decreto-ley 8/2020 (artículo 1)

Las empresas que estén aplicando este tipo de ERTE a la fecha de publicación de la norma, podrán seguir aplicándolo hasta el 30 de septiembre. Reincorporando a los trabajadores afectados en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad.

Expedientes de regulación temporal de empleo por causas objetivas (art. 2)

A los procedimientos de ERTE por causas objetivas iniciados tras la entrada en vigor del Real Decreto-ley 24/2020) y hasta el 30 de septiembre de 2020, les resultará de aplicación las especialidades recogidas en el artículo 23 del RDL 8/2020. Que se podrán iniciar mientras esté vigente uno de Fuerza Mayor, iniciándose de forma retroactiva a la finalización de éste.

En cuanto a los ERTE objetivos vigentes a la fecha de entrada en vigor del Real Decreto-ley, seguirán siendo aplicables en los términos previstos en la comunicación final de la empresa y hasta el término referido en la misma.

Prohibición de horas extraordinarias, externalización y nuevas contrataciones

No podrán realizarse horas extraordinarias, establecerse nuevas externalizaciones de la actividad ni concertarse nuevas contrataciones, sean directas o indirectas, durante la aplicación de los expedientes de regulación temporal de empleo tanto de fuerza mayor, como por causas objetivas.

Con la única excepción que las personas afectadas por el ERTE no puedan cubrir las necesidades de la nueva contratación o externalización.

Medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo (art. 3)

Las medidas de protección por desempleo previstas en el artículo 25 del RDL 8/2020, resultarán aplicables hasta el 30 de septiembre de 2020, a los afectados por Real Decreto-ley tanto de fuerza mayor como causas objetivas. Es decir, se conceden sin necesidad de carencia ni cotización mínima. La entidad gestora de las prestaciones por desempleo prorrogará hasta el 30 de septiembre de 2020 la duración máxima de los derechos reconocidos a los trabajadores.

Para nuevos ERTE por causas objetivas comunicados con posterioridad a la entrada en vigor del RDL 24/2020, la empresa deberá formular solicitud colectiva de prestaciones por desempleo, en representación de las personas trabajadoras, en el modelo establecido al efecto en la página web o sede electrónica del SEPE.

Medidas extraordinarias en materia de cotización vinculadas a los ERTE de fuerza mayor y los objetivos vigentes a la entrada en vigor del Real Decreto-ley 24/2020 (art. 4 i Disposición adicional 1ª).

Las empresas gozarán de exoneraciones en el abono de la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta, según los siguientes parámetros:

  • EMPRESAS Y ENTIDADES EN ERTE POR FUERZA MAYOR TOTAL EL 30 DE JUNIO DE 2020:

Empresas con menos de 50 trabajadores: trabajadores que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio de 2020 y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión:

  • 70% respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de julio de 2020;
  • 60% respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de agosto de 2020; y
  • 35% respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de septiembre.

Empresas con más de 50 trabajadores: trabajadores que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio de 2020 y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión:

  • 50% respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de julio;
  • 40% respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de agosto; y
  • 25% respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de septiembre.

Cuando estas empresas y entidades reinicien su actividad y hasta el 30 de septiembre de 2020 las exoneraciones de cuotas tendrán las siguientes cuantías:

Empresas con menos de 50 trabajadores:

  • 60%, respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020 (activados), y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento.
  • 35 % respecto de las personas trabajadoras de estas empresas que continúen con sus actividades suspendidas (suspendidos) a partir del 1 de julio.

Empresas con menos de 50 trabajadores:

  • 40% respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020, y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento.
  • 25% respecto de las personas trabajadoras de estas empresas que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio.

EMPRESAS Y ENTIDADES EN ERTE POR CAUSAS OBJETIVAS EL 26 DE JUNIO DE 2020 O QUE INICIEN UNO TRAS LA FINALIZACIÓN DE UN ERTE POR FUERZA MAYOR:

Cuando estas empresas y entidades reinicien su actividad y hasta el 30 de septiembre de 2020 las exoneraciones de cuotas tendrán las siguientes cuantías:

Empresas con menos de 50 trabajadores:

  • 60%, respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020, y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento.
  • 35 % respecto de las personas trabajadoras de estas empresas que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio.

Empresas con menos de 50 trabajadores:

  • 40% respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020, y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento.
  • 25% respecto de las personas trabajadoras de estas empresas que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio.

Se recuerda lo ya establecido en normas anteriores que para que la exención resulte de aplicación las declaraciones responsables se deberán presentar antes de solicitarse el cálculo de la liquidación de cuotas correspondiente al período de devengo de cuotas sobre el que tengan efectos dichas declaraciones.

Límites relacionados con reparto de dividendos y transparencia fiscal.

Exclusiones y límites relacionados con reparto de dividendos (art. 5)

Se excluyen de las medidas laborales contempladas en el RDL para los ERTE por fuerza mayor y por causas objetivas a las empresas y entidades que tengan su domicilio fiscal en paraísos fiscales.

Salvo para las entidades que a 29 de febrero de 2020 tuvieran en alta menos de 50 personas trabajadoras, o asimiladas, las sociedades mercantiles u otras personas jurídicas que se acojan a los ERTES regulados en este RDL y que utilicen los recursos públicos destinados a los mismos, no podrán proceder al reparto de dividendos correspondientes al ejercicio fiscal en que apliquen estos ERTE, salvo si abonan previamente el importe correspondiente a la exoneración de cuotas y han renunciado a ella.  Asimismo, se establece que no se tendrá en cuenta ese ejercicio en que no se distribuyan dividendos a efectos del ejercicio del derecho de separación de los socios en caso de falta de distribución de dividendos (regulado en el art. 348.bis.1 de la Ley de sociedades de capital).

Salvaguarda del empleo (art. 6 RDL)

La obligación de mantener el empleo durante los 6 meses siguientes a la reanudación de la actividad se extiende, a las empresas y entidades que apliquen un ERTE por causas ETOP y se beneficien de las exoneraciones de cuotas previstas en el artículo 4 del Real Decreto-ley. Para las empresas que se beneficien por primera vez de las exoneraciones de cuotas a partir del 27 de junio de 2020, el plazo de 6 meses del compromiso de mantenimiento del empleo empezará desde esa fecha.

Se prorroga hasta 30 de septiembre las medidas de salvaguarda del empleo recogidas en el RDL 9/2020 (art. 7)

  • La fuerza mayor y las causas objetivas en las que se amparan los ERTES derivados del COVID-19 no justifican la extinción del contrato de trabajo (art. 2 RDL 9/2020).
  • La suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad, por ERTE debido a fuerza mayor u objetivas, interrumpirá el cómputo de su duración y de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido respecto de las personas trabajadoras afectadas (art. 5 RDL 9/2020).

Exención a favor de los autónomos que hayan percibido la prestación extraordinaria de cese de actividad durante el estado de alarma (art. 8 RDL)

A partir del 1 de julio de 2020, los autónomos incluidos en el Régimen Especial Trabajadores por Cuenta Propia (RETA), o en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar (RETMAR) que estuvieran en alta y vinieran percibiendo el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad, tendrán derecho a una exención de sus cotizaciones a la Seguridad Social y formación profesional del:

  • 100 % en julio;
  • 50 % en agosto;
  • 25 % en septiembre.

La base de cotización será la que se tuviera en cada uno de los meses indicados.

La exención se mantendrá durante los períodos en los que los trabajadores perciban prestaciones por incapacidad temporal o cualesquiera otros subsidios siempre que se mantenga la obligación de cotizar.

Esta exención será incompatible con la percepción de la prestación por cese de actividad. 

Prestación de cese de actividad y trabajo por cuenta propia (art. 9)

Los autónomos que vengan percibiendo hasta el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad, podrán de solicitar la prestación por cese de actividad contemplada en el artículo 327 de la LGSS, para lo cual deberán cumplirse los siguientes requisitos: 

  • Estar afiliados y en alta en el RETA o en el RETMAR.
  • Haber cotizado por cese de actividad durante un período mínimo de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores al cese.
  • No haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación.
  • Estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.
  • Acreditar una reducción en la facturación durante el tercer trimestre del año 2020 de al menos el 75 % en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante ese tercer trimestre de 2020 unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros.

Para determinar el derecho a la prestación mensual se prorratearán los rendimientos netos del trimestre, no pudiendo exceder de 1.939,58 euros mensuales.

Los autónomos que tengan uno o más trabajadores a su cargo, deberá acreditarse al tiempo de solicitar la prestación el cumplimiento de todas las obligaciones laborales y de Seguridad Social que tengan asumidas.

Esta prestación podrá percibirse como máximo hasta el 30 de septiembre de 2020.

El trabajador autónomo, durante el tiempo que esté percibiendo la prestación, deberá ingresar en la Tesorería General de la Seguridad Social la totalidad de las cotizaciones aplicando los tipos vigentes a la base de cotización correspondiente.

Prestación extraordinaria de cese de actividad para los trabajadores de temporada (art. 10)

Serán beneficiarios de la prestación, autónomos cuyo único trabajo a lo largo de los últimos 2 años se hubiera desarrollado en el RETA o en el RETMAR durante los meses de marzo a octubre, cumpliendo los siguientes requisitos:

  • Haber estado de alta y cotizado en el RETA o en el RETMAR como trabajador por cuenta propia durante al menos 5 meses en el periodo comprendido entre marzo y octubre, de cada uno de los años 2018 y 2019.
  • No haber estado en alta o asimilada entre el 1 de marzo de 2018 y el 1 marzo de 2020 en el régimen de Seguridad Social correspondiente como trabajador por cuenta ajena más de 120 días.
  • No haber desarrollado actividad ni haber estado dado de alta o asimilado al alta durante los meses de marzo a junio de 2020.
  • No haber percibido prestación alguna del sistema de Seguridad Social durante los meses de enero a junio de 2020, salvo que la misma fuera compatible con el ejercicio de una actividad como trabajador autónomo.
  • No haber obtenido durante el año 2020 unos ingresos que superen los 23.275 euros.
  • Estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

La prestación extraordinaria por cese de actividad podrá comenzar a devengarse con efectos de 1 de junio de 2020 y tendrá una duración máxima de 4 meses, siempre que la solicitud se presente dentro de los primeros quince días naturales de julio. En caso contrario los efectos quedan fijados al día siguiente de la presentación de la solicitud. Durante la percepción de la prestación no existirá obligación de cotizar, permaneciendo el trabajador en situación de alta o asimilada al alta en el régimen de Seguridad Social correspondiente.

Medidas temporales de transición (D.A. 1ª)

En el caso de empresas y entidades que a partir del 1 de julio de 2020 se vean abocadas a un ERTE por fuerza mayor, podrán beneficiarse, respecto de las personas trabajadoras adscritas y en alta en los códigos de cuenta de cotización de los centros de trabajo afectados, de una exoneración de la aportación empresarial devengada durante el periodo de cierre, y hasta el 30 de septiembre, del:

  • 80% en el caso de las empresas de menos de 50 personas trabajadores.
  • 60% en el caso de las empresas que tengan 50 o más trabajadores.

Cuando estas empresas y entidades reinicien su actividad, desde dicho momento y hasta el 30 de septiembre de 2020, podrán beneficiarse de los siguientes porcentajes de exención:

En empresas de menos de 50 trabajadores:

  • 60%, respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020, y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento.
  • 35 % respecto de las personas trabajadoras de estas empresas que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio de 2020 y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión.

En empresas de 50 o más trabajadores:

  • 40% respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020, y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento.
  • 25% respecto de las personas trabajadoras de estas empresas que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio de 2020 y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión.

Las personas trabajadoras no se verán afectadas por estas exoneraciones, manteniéndose la consideración del período en que se apliquen como efectivamente cotizado a todos los efectos, sin que resulte de aplicación lo establecido en el artículo 20 de la LGSS. Se extiende este beneficio a los afectados por ERTES por fuerza mayor o causas objetivas que no tengan derecho a la prestación por desempleo y respecto de los que la empresa no está obligada al ingreso de la aportación empresarial. Se establece que se les considerará en situación asimilada al alta únicamente durante los periodos de suspensión de contratos o reducción de jornada en los que se aplican las exenciones en la cotización. A efectos de considerar estos lapsos de tiempo como efectivamente cotizados, se tomará como base de cotización el promedio de las bases de cotización de los 6 meses anteriores.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

@ Faura-Casas

Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers per obtenir informació dels seus hàbits de cerca i intentar millorar la qualitat dels nostres serveis i de la navegació pel nostre lloc web. Si està d’acord fes click a ACCEPTAR o segueixi navegant. Més informació. aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies